Recetas frías para comer en la oficina

¡Qué añoranza los descansos de dos a cuatro de la tarde en el trabajo! Esas pequeñas pausas en la oficina resultaban la excusa perfecta para reunirse en familia con los hijos y disfrutar de un plato caliente en la mesa junto al calor del hogar. Los informativos, las aventuras que habían acontecido durante la mañana y el café de después amenizaban las tertulias. Lejos de esas épocas épicas, muchos de nosotros nos hemos tenido que conformar con un bocata en la oficina y un café de máquina.

Es evidente que los tiempos han cambiado y nosotros lo hemos hecho de forma irremediable con ellos. La rutina laboral exige mayor implicación, horarios más largos y jornadas completas que nos privan de esos momentos de tranquilidad, de familia y, la mayoría de las veces, de una alimentación variada y completa. El post de hoy va dirigido a todos aquellos de vosotros que, sin disponer de mucho tiempo en el trabajo, disfrutáis de la buena comida y no perdonáis ese momento por nada del mundo.

Bolsa Travel Negra de QuidHemos preparado una selección de platos que podréis transportar cómodamente cada día. Además hemos preparado una selección de platos fríos que podréis tomar tanto en invierno como en verano, para que no tengas ninguna excusa para no comer sano, aunque no dispongas de microondas en la oficina.

La primera, y seguro que más típica, es la ensalada de pasta. Su alto contenido en hidratos y nutrientes nos permitirán estar alerta en todo momento y rendir en el trabajo durante horas, no en vano es la comida estrella de muchos deportistas. Puedes hacer la pasta la noche de antes y dejarla enfriar. La puedes combinar y aliñar con todo tipo de ingredientes. Nosotros te recomendamos hacerlo con marisco y salsa rosa, un plato riquísimo que puedes comer en cualquier momento y lugar. No necesitáis calentar, ni tomar varios platos. La pasta aporta los hidratos y el marisco, como por ejemplo las gambas, además de proteínas, te ofrecen yodo, selenio, magnesio, hierro, agua, fósforo, vitamina E y vitamina B12.

Otro suculento plato con el que triunfar en la oficina son las quichés. Este plato francés, cada vez más presente en la comida internacional, se elabora con huevos, crema de leche y masa quebrada. El resto de ingredientes corre a cargo de vuestra cuenta, pues podéis hacerle de cualquier sabor. La más conocida es la que incluye jamón de york y queso, una apuesta segura por su sabor suave. Sin embargo, las opciones son incalculables, incluso podéis incorporar verduras como espinacas, calabacín o berenjena a estas tartas saladas.

Ensalada de arroz y tortilla de calabacin para llevarTambién puedes hacer una tortilla, con una presentación especial y tomar fría. No hay nada como ser creativo en la cocina para no aburrirse de los ingredientes.

Rescata la típica tortilla francesa e incorpora nuevos ingredientes. Por ejemplo, una de nuestras favoritas es la tortilla rellena de salchichas de Frankfurt con queso.

Puedes comprar ya las salchichas rellenas de este fantástico lácteo o incorporarlo después. Con el calor de la tortilla el queso se queda fundido sin necesidad de volver a calentarlo. Un plato frio buenísimo y con proteínas de calidad ¿Por qué no lo probáis?

 

El pastel de atún es otra opción para comer en la oficina. Puedes prepararlo al horno en poco tiempo y apenas sin manchar tu cocina por muy poco dinero. Lo mejor de este plato es que frio esta riquísimo y lo puedes condimentar como quieras. Un ejemplo, es una vinagreta típica con cebollino, perejil, aceite, vinagre y sal. Podéis llevar la salsa en un táper más pequeño pensado para salsas o directamente en el plato.
Finalmente, para los más cosmopolitas, presentamos el último plato: el Sushi. Este plato tradicional japonés es hoy en día una de las comidas de moda en todo el mundo. Son generalmente raciones pequeñas, por lo que podréis comer incluso mientras estéis trabajando. Sus ingredientes principales son el arroz, adobado con vinagre, azúcar y sal, y cualquier tipo de pescado, siempre que esté crudo, claro.

Además, podéis encontrar en nuestro blog otras recetas que os darán ideas para comer en la oficina: ensalada de arroz, ensalada vegana, ensalada de sardinillas.

Y, además, para facilitar el transporte de la comida, puedes hacerlo en la práctica bolsa travel negra de Quid, en la que tus contenedores de comida ajustan perfectamente evitando ademas que se salga la salsa, el aceite, el caldo… :)