Tipos de queso y sus usos en la cocina

El queso es uno de los pocos alimentos que, en cualquiera de sus formas, no falta en nuestra cocina. Su alto nivel nutritivo, versatilidad a la hora de prepararlo, acompañarlo o comerlo, así como su carácter natural hace del queso algo único e indispensable.

cheese-2La amplia naturaleza del mismo y cuyo trato se ha incluso profesionalizado hace que nos sea muy complicado establecer una “categoría única”. Existen muchas clasificaciones del queso. Las más comunes suelen ser: según la procedencia de la leche, la textura de la pasta, el proceso de elaboración, textura del interior, corteza o contenido de grasa.

Sea cual sea, el uso que podemos darle al queso en nuestra comida es prácticamente interminable, si bien es bueno saber cuáles conjugan mejor que otros con determinados platos.

Aquí los vamos a clasificar según la procedencia de la leche así como algunos de los usos más frecuentes:

  1. Leche de vaca

Sin duda la más utilizada para la fabricación de quesos. Por lo general, la leche de vaca proporciona al queso un sabor suave. Aunque dependerá también de si la leche es entera o desnatada. Si utilizamos leche entera obtendremos un queso con mucha grasa y, por ende, un sabor más fuerte.

Un conocido queso de estas características es el Gorgonzola. Se trata de un queso cremoso, curado, pasta amarilla y corteza rugosa. Su característico toque de moho recuerda al Roquefort. El Gorgonzola suele utilizarse en la elaboración de salsas para carnes rojas, añadirlo a una ensalada o untarlo sobre pan.

Al utilizar leche descremada obtendremos, por el contrario, un queso menos graso y más suave. El queso Gouda y el Emmental son algunos ejemplos. Se trata de quesos semi-duros. Son consistentes pero se pueden cortar fácilmente sin que se rompan. Se pueden rallar para acompañar a pastas frescas, salsas, así como para gratinado o fundido. cheese-

  1. Leche de cabra

El queso de cabra tiene propiedades parecidas a los anteriores. Sin embargo, este queso contiene una proporción mayor de ácidos grasos, es más blando, cremoso y desprende un aroma y un sabor mucho más fuerte. Este tipo de queso suele tratarse con sal para mejorar su conservación.

Es muy común el uso de este queso para complementar las ensaladas y mezclar con frutos secos como las nueces o las almendras. Muchas personas aprovechan este tipo de queso para untarlo. Tostadas de queso de cabra con mermelada de tomate es la opción perfecta para una cena rápida y deliciosa.

  1. Leche de oveja

El queso de oveja dobla la proporción de proteínas, materia grasa y valor energético respecto a los quesos que provienen de leche de vaca. Estos quesos pueden ser más tiernos o someterse a un proceso de maduración del que obtendremos quesos semicurados o curados.

El Roquefort, Manchego e Idiazábal son algunos de los más conocidos. Son quesos ácidos, salados y, algunos de ellos, como el Roquefort, tienen un aroma picante. Son quesos consistentes pero aptos para cortar en rodajas. Se consumen de forma fresca o estacionada, de forma que pueden rallarse. Además, los quesos de oveja son muy útiles para el acompañamiento de pan, aceite y embutidos. Por su parte, el Roquefort es también frecuente que se utilice para hacer salsa con la que acompañar carnes o pescados.

  1. Queso de búfala

receta con quesoTras aquellos procedentes de la leche de vaca, los quesos de búfala son los más abundantes en nivel mundial de producción. Tienen un sabor dulce y un color muy blanco. Además, se trata de quesos muy nutritivos, frescos y cremosos.

El queso más conocido es la Mozarella. Prácticamente un elemento indispensable en las pizzas y también vendido como ingrediente para darle más frescor a nuestras ensaladas.

  1. Mezcla de leches

Muchos quesos son también hechos a partir de la mezcla de leches procedente de los animales. Es el caso, por ejemplo, del Cabrales, Pecorino o Mahonés. Se trata de quesos menos concentrado que los anteriores y, por tanto, más suave. El queso Cabrales es considerado uno de los mejores quesos españoles. Su sabor es levemente picante y su textura cremosa.