Receta de pan casero

El pan es uno de los alimentos más básicos que existen, y es fundamental en nuestra alimentación. Con el paso de los años, ha ido perdiendo calidad y sabor, de forma que se han extendido procesos industriales y congelados. Recientemente han surgido establecimientos que intentan poner en valor de nuevo este alimento básico, elaborando panes más naturales y sabrosos. Sin embargo, encontrar un pan de calidad y a nuestro gusto sigue siendo tarea difícil. pan artesano

Si queremos apostar por un pan artesano y 100% casero, podemos intentar elaborar nuestras propias barras. ¡Verás lo que es el sabor de un buen pan! El proceso para realizarlo es sencillo, aunque sí que requiere cierta práctica para conseguir el punto que esté más a nuestro gusto tanto de sabor como de cocción.

A continuación detallamos una receta para hacer pan en casa utilizando levadura, así como otra opción para elaborar masa madre.

Receta de pan casero:

Ingredientes: (para 500gr de pan)

  • 250 gr de harina de trigo
  • 160 ml de agua templada
  • 4 gr de sal
  • 1 sobre de levadura seca instantánea

Elaboración:

Poner en cuenco ¾ partes de la harina y la sal y mezclar. Hacer un hueco en medio, donde colocamos la levadura. Vamos echando poco a poco el agua templada mientras diluimos la levadura. A continuación, vamos añadiendo harina en el centro y mezclamos hasta que quede integrada. Si es necesario, completamos añadiendo el resto de la harina.

El siguiente paso consiste en amasar hasta conseguir que la mezcla no se pegue a las manos y tenga una textura elástica. Una vez conseguida, hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar tapada con un trapo de algodón humedecido en un sitio cálido, durante una hora y media aproximadamente.

Una vez transcurrido ese tiempo, quitamos el aire a la masa y le damos forma de nuevo. Observaremos que el pan ha duplicado su tamaño.

A continuación, precalentamos el horno a 250 grados y hacemos varios cortes al pan. Espolvoreamos un poco de harina, bajamos la temperatura del horno a 200 grados y horneamos unos 40 minutos, aunque el tiempo variará en función del tamaño de las piezas de pan que hayamos hecho y si deseamos la barra más o menos tostada. Antes de consumir, dejar enfriar sobre una rejilla. ¡Qué aproveche!

 

Receta de masa madre para elaborar pan

pan casero Si queremos un plan completamente casero y natural, sustituiremos al levadura por masa madre. A continuación detallamos cómo prepararla:

Elaboración:

Cortamos dos manzanas a dados y las ponemos en un recipiente. Añadimos sobre ellas 25gr de miel y agua mineral hasta cubrir la mezcla. Tapamos el recipiente y reservamos la mezcla durante 5 días a temperatura de unos 35-40 grados.

Transcurrido ese tiempo, observaremos como la manzana ha fermentado. Colamos la mezcla y reservamos el líquido. Le añadimos 100gr de harina integral de centeno y mezclamos hasta que no haya grumos. Si la mezcla quedase muy espesa, podemos añadir un poco de agua mineral templada. Conservamos la mezcla durante 48 horas a una temperatura de entre 35-40 grados en un recipiente tapado.

Removemos un poco la masa, y pesamos 100gr de la mezcla para utilizarla. Añadimos 300gr de agua mineral a unos 30 grados, así como 300 gramos de harina de fuerza. Removemos hasta que no queden muchos grumos y lo tapamos con un paño. Conservar 24 horas a temperatura de unos 26 grados.

Pasado ese tiempo, cogemos 150 gramos de la mezcla y le añadimos 250 gramos de agua mineral a unos 30 grados. Removemos, y añadimos 250 gramos de harina de fuerza. Mezclamos hasta que no queden grumos grandes y lo dejamos tapado y en reposo durante otras 24 horas más a unos 26 grados.

Veremos al día siguiente que la masa ha duplicado su volumen y se encuentra llena de burbujas de aire. Volvemos a pesar 150 gramos de la masa desechando el resto, y añadimos 300 gr de agua mineral a unos 30 grados y 300 gramos de harina de fuerza. Volvemos a mezclar y reservamos tapado durante 6 horas más a una temperatura de unos 26 grados.

Ya tenemos lista nuestra masa madre, que podremos utilizar para elaborar nuestro propio pan. La conservamos en la nevera hasta que la utilicemos.