El uso del azafrán en la cocina

El azafrán es la especia más cara del mundo y una de las más versátiles en el mundo culinario.

Cada bulbo tarda dos años en florecer y normalmente da una sola flor de la que se puede extraer 3 estigmas que es donde se encuentra el azafrán. Para poder recoger 1 kilo, habría que recolectar unas 150.000 flores.

El llamado “oro rojo” combina perfectamente con platos como los arroces, legumbres, verduras, carnes, pescados, así como todos los platos de cuchara, especialmente las preparaciones orientales y como no, uno de los platos estrellas de nuestro país, la paella.

arroz-con-azafran

Podemos comprar azafrán molido o en hebras. El primero, viene preparado para su consumo inmediato y si compramos el azafrán en hebras, es recomendable tostarlo primero ya que conseguiremos que el aroma y sabor del azafrán se potencie y además nos aportará un mayor color a nuestras creaciones culinarias.

Para tostar las hebras del azafrán podemos meterlas en el microondas 15 segundos, hasta que queden quebradizas o envolverlas en papel de aluminio y ponerlas al fuego un par de segundo. Es importante, no pasarse ya que sino provocará un sabor amargo que arruinará nuestros platos.

Un error muy común es añadir exceso de azafrán a nuestros platos pensando que sabrá mejor, cuando no es así. En la cocina se debe emplear solo una pequeña cantidad y no abusar, debe de haber un equilibrio de sabores y aromas en nuestros platos.

Para su perfecta conservación, es conveniente guardarlo en un tarro de cristal hermético, en un lugar fresco, seco y protegido de la luz. El calor prolongado no beneficia sus cualidades por lo que es preferible agregarlo al final de la cocción.

tarro-azafran